Skip to main content
Switch Language
  • Article

Hacer la conexión entre la seguridad del IoT y la confianza en la marca

Ya de por sí, lograr la visibilidad necesaria de materiales y productos a lo largo de la cadena de suministro es una tarea difícil, pero garantizar niveles altos de rendimiento sostenible en varios de los niveles superiores de la cadena de suministro es un desafío aún mayor. De acuerdo con un estudio reciente, solo el 13 % de los fabricantes aseguraron tener visibilidad “completa” de su Nivel 2 y más allá.

Según investigaciones recientes, los dispositivos conectados ponen en riesgo a los usuarios y los datos

Ya sea que su empresa aproveche el Internet de las cosas (IoT) para mejorar las operaciones internas o que esté en el negocio de desarrollar dispositivos conectados, debe hacer de su estrategia de seguridad una máxima prioridad. La integración del IoT ofrece numerosos beneficios para las empresas, pero conforme más productos habilitados para Internet entran al mercado, las oportunidades para que los hackers accedan a sistemas de back-end y datos se multiplican exponencialmente.

Nuevas investigaciones revelan que muchas organizaciones no entienden completamente los riesgos de implementar dispositivos conectados en sus redes corporativas, en donde pueden ocasionarse daños irreversibles en la relación con el cliente y la marca.

La seguridad sigue sin considerarse una prioridad

El proveedor de soluciones de seguridad de extremo Trend Micro encuestó a 1150 responsables de la toma de decisiones de TI y seguridad en todo el mundo acerca de sus prácticas y percepciones de seguridad del IoT. Los resultados del estudio llevan la atención a una brecha distintiva entre las inversiones de las empresas en capacidades del IoT y la seguridad necesaria para proteger a sus usuarios, sus marcas y su reputación.

Mientras que casi dos tercios (63 %) de los encuestados aceptan que las amenazas de ciberseguridad se han incrementado en los últimos 12 meses, tan solo un poco más de la mitad (53 %) piensan que los dispositivos conectados son una amenaza para sus propias organizaciones, a pesar de que las empresas han experimentado un promedio de tres ataques de dispositivos conectados durante el último año.

El 52 % de las empresas participantes consideran que la pérdida de la confianza de un cliente es la principal consecuencia de una filtración de datos del IoT, seguida por la pérdida monetaria (49 %), el robo de información de identificación personal (32 %), multas normativas (31 %) y la infracción de las regulaciones de seguridad de datos (28 %). A pesar de esto, casi la mitad (43 %) de los líderes de TI y seguridad sostienen que la seguridad sigue sin considerarse una prioridad en los proyectos de implementación del IoT.

Estas estadísticas confirman que la falta de una estrategia de seguridad sólida puede exponer a las empresas a importantes riesgos para la marca que pueden traer aparejadas consecuencias costosas y a largo plazo.

Negocios perdidos, confianza perdida

Las filtraciones de datos y los ataques cibernéticos generan un caos en las operaciones empresariales. Los incidentes con alta cobertura mediática como la filtración de datos de Target y la botnet Mirai nos han demostrado lo fácil que es explotar las vulnerabilidades en dispositivos conectados y las redes que los unen. En casos extremos como estos, los hackers pueden entrar mediante un dispositivo aparentemente inofensivo, tal como un termostato inteligente o una cámara de seguridad, y dañar con rapidez sistemas empresariales, instalaciones o incluso la infraestructura.

Las víctimas corporativas conocen muy bien los costos elevados de una filtración de datos. Globalmente, el impacto de una filtración de datos en una organización promedia los 3,86 millones de dólares, aunque los incidentes más graves pueden costar cientos de millones de dólares. Una buena parte de ese costo se atribuye a negocios perdidos y a la rotación de clientes a raíz de un incidente. De hecho, de acuerdo con el informe de una encuesta de IBM/Harris, el 75 % de los consumidores de EE. UU. dicen que no harán negocios con empresas en las que no confíen para la protección de sus datos.

Otro estudio reciente de CA Technologies respalda esta tendencia, ya que descubrió que los gastos de los consumidores en línea se redujeron en los últimos 12 meses debido a la disminución de la confianza. En ese mismo estudio, el 50 % de los ejecutivos empresariales cuyas firmas sufrieron un incidente divulgado públicamente admitieron que dicho incidente tuvo un impacto importante y a largo plazo en sus resultados de negocios.

Con tanto en juego, pocas empresas pueden darse el lujo de exponerse a un imprevisto de ciberseguridad.

Un poco de prevención

No hay duda de que el Internet de las cosas promete muchos beneficios para su empresa. Sin embargo, también genera muchas inquietudes. En el entorno actual, la mejor estrategia para la protección de la marca es la prevención. Haga de la seguridad una parte importante del proceso de diseño, desarrollo e implementación para garantizar que sus dispositivos y redes estén seguros desde el principio. Si su equipo interno no está suficientemente equipado para manejar problemas de seguridad complejos, considere trabajar con expertos externos para asegurarse de seguir los estándares y protocolos de seguridad más recientes.

Las empresas están gastando más de 2,5 millones de dólares en promedio por año en sistemas del IoT. Hacer una inversión similar en seguridad puede ser significativamente redituable en la forma de mayores ingresos y una reputación positiva en el mercado.

Get in touch

Have questions, need specifics? Let's get this conversation started.

Help and support

How can we help?